The Good Burger TGB

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Como sabéis, para nuestras reseñas nos centramos en el segmento de hamburguesas gourmet y no solemos comentar los restaurantes de comida rápida, pero la reciente apertura de varios The Good Burger, y dados los planes de expansión masivos a los que van a exponer a la capital en los próximos meses, decidimos pasarnos por su restaurante en la calle San Bernardo y escribir unas cuantas líneas para que nuestros lectores estén bien preparados.

The Good Burger es la nueva cadena de franquicias del grupo Restalia. Y si este nombre no os dice nada, La Sureña y 100 Montaditos seguro que si lo hará. Sabiendo esto, podéis esperar precios hipercompetitivos y las promociones semanales a las cuales nos tienen acostumbrados en este tipo de cadenas.
TGB parece tener muy claro su público objetivo y sus locales lo reflejan sin pudor. Mucha madera y ladrillo visto, sillas de jardín de metal y decoración con aire desgastado, girando en torno a las bicicletas, la música y demás. Todo con mucho aire a filtro de Instagram, muy hipster, pero de bote, prefabricado.

Sigue leyendo

La Pampa Burger de Steak Burger

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Buenas, lectores:

Lo prometido es deuda y aquí estoy de nuevo para contaros qué se cuece actualmente en el mundo de la hamburguesa en Madrid. En esta ocasión os voy a contar mi experiencia en Steak Burger. Estuvimos en el local de la calle Fuencarral 73, barrio Universidad, cerca de las paradas de metro de Tribunal y Chueca. Tienen otros locales pero nos decantamos por el de Fuencarral simplemente porque es el primero que vimos.

El establecimiento está muy bien, bastante bonito y acogedor. Mucha luz natural, que se agradece, y espacio de sobra para todos los comensales. Un lugar cómodo y agradable. El servicio es de lo mejor que me he encontrado últimamente. Los camareros simpáticos y atentos, muy bien, no tengo nada que reprocharles. Rapidez, eficacia y simpatía, ¿algo más se les puede pedir?

Tuve un problema con la hamburguesa que me trajeron, una tontería, llevaba rúcula cuando en la carta no constaba que la llevase, y el camarero se ofreció a cambiármela por otra. Decliné la oferta, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, pero bien por él, se lo agradezco.

Vamos allá con lo que nos interesa.

WP_002595

En esta ocasión pedí la hamburguesa La Pampa, con pan americano, patatas fritas y 160 g de carne de buey. Esta hamburguesa consta de lo siguiente: tomate, cebolla caramelizada, queso provolone y salsa chimichurri con mayonesa.

Mi opinión:

  • Carne: te dan la opción de pedir carne de ternera o de buey. Yo pedí de buey. Al punto. Lo que me trajeron puede que fuese carne de buey -no tuve el gusto de conocer al pobre animal- pero en todo caso estaba seca y demasiado hecha. La hamburguesa tardaron en traerla 5-7 minutos escasos, lo que me hace dudar bastante de que estuviese recién hecha. Al menos sabía bien.
  • Hortalizas varias: la cebolla caramelizada que prometen no es tal, basta con que miréis la foto. La cebolla no llegaba ni a pochada y estaba fría de frigorífico. Sobre el tomate no tengo nada que comentar, bien, y sobre la rúcula que no debía estar ahí diré eso, que no debía estar ahí porque en la carta no viene (además había hojas pochas). Mal con ganas.
  • Queso: queso provolone sin más, no le aporta sabor a la hamburguesa porque es un queso muy flojito. Le aporta una textura suave, eso sí, y estaba bien fundido sobre la hamburguesa. OK, bien.
  • Otros: la salsa estaba buena, aunque personalmente pienso que la mayonesa no pinta nada mezclada con el chimichurri.
  • Ingrediente estrella: no hay.
  • Panecillo: no puedo valorar la consistencia del panecillo porque la carne no tenía ni un poquito de jugo y el pan ni se humedeció. Puedo deciros que sólo tostaron una de las dos tapas y que la otra simplemente estaba dura. El panecillo debía de llevar cortado unos dos meses y medio. Mal.
  • Guarnición: ración generosa de patatas fritas congeladas. Bien, sin más.

Resumen: un quiero y no puedo que promete mucho y no cumple nada. El local te invita a entrar pero la comida te obliga a irte. No vuelvo.

Puntuación:

  • Local: 8/10
  • Servicio: 9/10
  • Carne: 4/10
  • Hortalizas varias: 3/10
  • Queso: 6/10
  • Otros: 6/10
  • Ingrediente estrella:
  • Panecillo: 4/10
  • Guarnición: 5/10

Y ya sabéis, para gustos, los colores.

A. Fische

The Empire Strikes Back

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Muy buenas tardes a todos:

Hace mucho que no escribo en el blog y no me faltan razones. Razones que me gustaría aclarar antes de “deleitaros” con lo importante de verdad, la crítica de esta semana.

Durante los últimos meses no he encontrado una hamburguesa a la altura de mis exigencias y para que mi imagen de ogro no se prolongase durante este 2014 estaba esperando a tener una crítica favorable para poder volver a recomendaros una hamburguesa como mandan los cánones de APySP. A día de hoy esto aún no ha sucedido y las hamburguesas que pruebo van de mal en peor pero no puedo dejar pasar más tiempo.

Muchos de vosotros me habéis dicho en multitud de ocasiones que algún compañero del trabajo, familiar o conocido sigue nuestro blog y nuestros consejos. Algo que me parece increíble, como de ciencia ficción, y me hace ser consciente de la responsabilidad que implica influir en la opinión y acciones de los demás, aunque sólo sea en un tema tan banal como las hamburguesas. Es por ello que me siento en la obligación de continuar contándoos las cosas como las pienso, ya sea para bien o para mal.

Me he negado más de una vez a realizar entrevistas o cutre-documentales en los locales del sector y mucho más a que me inviten a eventos o a comer/cenar. No me interesa para nada, no quiero que eso pueda influir en mi opinión y, por consiguiente, en vuestra percepción del local o la hamburguesa, como sucede en otros blogs dedicados al mundo de la hamburguesa en la capital.

Es una verdadera pena que algunos pseudocríticos gastronómicos como nosotros hayan perdido el rumbo o que nunca lo hayan encontrado. También es posible que tengan el rumbo muy claro, que se guíen por otros intereses y que los lectores, vosotros, les importéis más bien poco.

Esta semana toca Steak Burger, en la calle Fuencarral, Madrid. Podréis encontrar mi review a partir de mañana en este nuestro amado blog: Al Punto y Sin Pepinillo.

Y ya sabéis, para gustos, los colores.

A. Fische

Barbacoa de Strawberry Fields

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Let me take you down, ‘cause i’m going to Strawberry Fields, comienza la famosa canción de los Beatles. Y tal cual me dejé llevar al restaurante Strawberry Fields en la céntrica Calle Carranza. La canción dice que en Strawberry Fields nada es real, pero en el restaurante encontraremos unas más que tangibles hamburguesas, veamos si son “nothing to get hung about”.
El local es muy agradable, hará las delicias de los fans del Pop Art e Hiperrealismo, con sus murales y cuadros a lo Roy Lichtenstein o las escenas típicas de Richard Estes, sin faltar claro las referencias a la música y en especial a los Beatles.

Un diez al personal que nos hizo un hueco sin poner problemas, a pesar de ser un grupo grande y sin reserva, recolocando unas cuantas mesas, y atendiéndonos muy rápido y atentamente. Es algo que parece debería darse más a menudo, pero a veces uno se sorprende con la gente que trabaja de cara al público.

Fuimos directos a por las hamburguesas, sin entrantes para distraer. Decir que la variedad es considerable, teniendo en cuenta que no es un restaurante exclusivo de hamburguesas.
Incluso tienen un reto al más puro estilo Man vs Food, en el que te tienes que comer en 30 minutos 4 de sus hamburguesas apiladas, 800 gramos de carne, con toda clase de ingredientes, ensalada y patatas fritas incluidas.

De entre la docena de opciones distintas, todas de 200 gr y acompañadas por ensalada y patatas fritas, me decidí por la Hamburguesa Barbacoa (10,90€): Cebolla caramelizada, bacon y salsa barbacoa.
No se publicitan como un restaurante de hamburguesas gourmet, pero algunos que si lo hacen tendrían que aprender de ellos, sobre todo en cuanto a calidad y cantidad de ingredientes.
Me sorprendió especialmente que la hamburguesa viniera con abundante cebolla caramelizada, cubriendo la carne en su totalidad, y con dos lonchas grandes de bacon perfectamente crujiente, que se notaba, acababa de ser cocinado.

photo (35)
La carne sin ser nada del otro mundo, le sacan su máximo partido. Jugosa, bien picada y sazonada. Es una pena que la mía viniese un poco más pasada del punto, aunque nada grave; y especialmente, que las cocinen a la plancha en vez de en parrilla, perdiendo el sabor característico.
El panecillo es el típico de hamburguesa, estaba ligeramente tostado pero frío y un poco seco para mi gusto, se me deshizo a la mitad de la comida. Es un punto que tiene fácil arreglo, y que mejorará mucho la calidad del plato.
Acompañaba una ración de patatas fritas un poco justa en cuanto a cantidad, y con una calidad muy normalita, de las que te comes casi sin darte cuenta y de las cuales te olvidarás en cuanto salgas del restaurante.

Strawberry Fields sin ser un restaurante enseña del mundo de la hamburguesa, es una apuesta de lo más respetable. Muy buen precio, menos de 15 euros por persona, ingredientes por encima de la media, buen ambiente y servicio. A los gourmets más exigentes se les puede quedar algo corto y esperarán más de su hamburguesa, pero es muy recomendable si quieres ir a comer con gente a la que no le apetezca una hamburguesa, pues tienen una oferta de tapas y carnes muy variada, sin diluir demasiado la carta, para que todo el mundo coma contento.

Y recordad seguirnos en Facebook para estar al día de nuestras aventuras!

Puntuación:

  • Local: 7/10
  • Servicio: 9/10
  • Carne: 6,5/10
  • Ingrediente estrella (bacon, cebolla caramelizada, salsa barbacoa): 8/10
  • Panecillo: 5/10
  • Guarnición: 6/10

¡Que aproveche!

A. Pinto-Bello

La Puchi de Goiko Grill

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Nos habían hablado muy bien de Goiko Grill, incluso A. Fische había probado sus hamburguesas a domicilio, con muy buen resultado, así que decidimos ir a la fuente misma y probar sus especialidades in situ.

El local sorprende por su reducido tamaño, pocas mesas y muy juntas, pero aunque llegues a pinchar en el plato de la mesa de al lado sin demasiado esfuerzo, no resulta agobiante. Aunque si demasiado oscuro, no sobrarían un par de bombillas más. Teniendo en cuenta que la decoración del sitio, siguiendo la tónica actual de reutilizar objetos sacados de un mercadillo, alternados con algunas fotos de personajes famosos y otras tantas macetas con plantas, además de la ya clásica mezcla de sillas de distintos estilos, resulta lo suficientemente atractiva y acogedora como para no resultar necesario ocultarla con demasiadas sombras. Resumiendo, un local agradable, en el que no deberíais plantaros sin reserva, el reducido número de mesas no augura nada bueno a los más aventureros.

Para los entrantes nos dejamos llevar por la recomendación y pedimos unos teques (Precio: 7,5€), una especie de fingers de queso con un rebozado ligero, acompañados de salsa de pimiento de piquillo. La salsa es excelente, y si sobra no dudéis en usarla para vuestra hamburguesa o patatas, pero los teques, aun estando buenos, se presentan en una ración muy escasa para su precio.

Mi hamburguesa, volviendo a mi combinación favorita, era La Puchi Burger (Precio: 9,9€), nombre que le dan en Goiko Grill a la clásica hamburguesa de bacon y queso cheddar, aquí, acompañada de salsa barbacoa y champiñones sobre 190 gramos de carne. Para los más hambrientos existe la opción de doblar y hasta triplicar esta cantidad.
No tardaron mucho en servirnos nuestras hamburguesas. Goiko Grill se jacta de tener las mejores hamburguesas de Madrid, no sé si yo lo afirmaría tan rotundamente pero pronto nos quedó claro que la arriesgada afirmación no está del todo vacía.

Puchi_Goiko

Goiko Grill tiene una de las mejores carnes de Madrid. Muy jugosa, bien condimentada y sin estar apelmazada, con el toque tan característico chamuscado que le da la parrilla. Casi un diez, salvo por el punto de la hamburguesa, que para mi gusto vino más hecha de lo que debería.

Los ingredientes acompañan perfectamente, bacon bien crujiente, y queso cheddar cremoso y ligeramente fundido, pero sin perderse ni deshacerse del todo en la hamburguesa. Los champiñones y la salsa barbacoa le dan un toque distinto a la clásica configuración, pero los amantes de esta pueden respirar tranquilos, el sabor que esperan de su hamburguesa favorita sigue intacto.

El panecillo es algo especial, que encontrareis en pocas hamburgueserías, estilo brioche, esponjoso y fresco. Ligeramente tostado, que no se deshace al coger la hamburguesa y con el característico sabor dulce de este tipo de pan. No se le puede poner ninguna pega
La hamburguesa viene acompañada de una pequeña ensalada y patatas gajo, que no es mi presentación favorita para las patatas, pero la ración era abundante, y estaban bien hechas, calientes y no demasiado grasientas.

Si sois amantes de este plato tanto como nosotros, y si estáis leyendo esto me aventuro a decir que si, y estáis por Madrid, resulta una visita indispensable. Una hamburguesa de alto nivel y con precios muy competitivos. Os puedo recomendar Goiko Grill sin reservas. Alternativamente y si no os apetece moveros de casa podéis hacer vuestro pedido a domicilio.

Recordad que hemos añadido un mapa al blog, dónde encontraréis todas las hamburgueserías que hemos visitado, lo podéis ver aquí.

Y si no lo sois ya, ¡haceos seguidores en Facebook!

Puntuación:

  • Local: 7/10
  • Servicio: 8/10
  • Carne: 8,5/10
  • Ingrediente estrella (bacon, queso cheddar, champiñones, salsa barbacoa): 8/10
  • Panecillo: 9/10
  • Guarnición: 7/10

¡Que aproveche!

A. Pinto-Bello

Black Garlic Kobe Burger de Pecado Carnal

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

APySP y amigos nos dejamos caer en la tentación y acudimos a Pecado Carnal, una de las franquicias del mundo de la hamburguesa gourmet en más rápida expansión, contando ya con cinco locales en Madrid. Su especialidad son las hamburguesas 100% de carne de buey Wagyu de Kobe, y a un precio más que razonable. Todo certificado por un sello de calidad de carne de Kobe, aunque no queda del todo claro si esta procede de bueyes criados “al estilo Kobe” en Europa o importada directamente de la prefectura de Hyōgo.

El restaurante elegido para la ocasión fue el de la calle Fúcar, a dos pasos de la estación de Atocha.
Las mesas se reparten en dos plantas de escaso tamaño y pocas mesas, por lo cual es recomendable reservar, sobre todo tratándose de grupos más grandes. Nos sentaron en la planta inferior, donde, a parte de largos tiempos de espera, no dejas de tener la sensación de que te han olvidado ahí, y si te faltase algo tendrías que ser tú mismo el que subiese a pedirlo.
Algún directivo de la franquicia pensó que sería buena idea cubrir las paredes con los comentarios de la gente. Sin filtro alguno, lo bueno y lo malo, comentarios sobre las hamburguesas o sobre el aspecto de la camarera. Una apuesta decorativa un tanto arriesgada.

Después de una larga espera llegó mi hamburguesa. Black Garlic Kobe Burger (13,8€), con ajo negro japonés y mayonesa japonesa, acompañada de gajos de patata fritos y condimentados con pimentón y especias.

blackgarlic_pecadocarnal

Las hamburguesas son un poco más pequeñas de lo habitual, 150 gr, supongo que por la calidad superior de la carne, aunque existe la opción de doblar la cantidad de carne (+6,9€).
Lo único que me decepcionó de la presentación fue el poco cuidado con el que echaron la mayonesa en la hamburguesa, mal centrada y saliéndose por un lado, pringando todo el pan.
La carne, como siempre, la pido al punto, y me llegó un poco más hecha de lo deseable. La carne de Kobe no debería cocinarse demasiado, ya que su grasa es mucho más fina que en el buey tradicional, y se deshace mucho más rápido. No obstante estaba muy jugosa y tierna, aunque es una carne de sabor más suave al que estamos acostumbrados.

El ajo negro le da un toque distinto, y me sorprendió muy gratamente, ya que estos ingredientes suelen perderse entre la hamburguesa y las salsas. No es nada fuerte comparado con el ajo blanco, siendo mucho más suave, con un sabor afrutado y algo salado. Muy recomendable.
No tanto la mayonesa. Según la camarera estaba hecha con soja, y resultó ser una salsa que apenas aportaba sabor a la hamburguesa. Yo esperaba una mayonesa con wasabe que le diese un toque picante.
El pan estaba bien tostado, pero no caliente, y quizá no demasiado esponjoso, pero no se deshacía ni daba la impresión de llevar dos días en la cocina.
La ración de patatas, un poco escasas, teniendo en cuenta que la hamburguesa tampoco es demasiado grande, y algo frías.

Este último aspecto es consecuencia del principal fallo del restaurante. Los increíblemente largos tiempos de espera. Daba la impresión de que las patatas llevaban un buen tiempo hechas. Solo hay dos camareros para atender las dos plantas y el único cocinero debe estar desbordado. No es de extrañar que el punto de las hamburguesas no esté muy logrado y que lleguen platos medio fríos.

Es un pecado que con una materia prima de tanta calidad se descuiden otros aspectos que dejan un mal sabor de boca. Volveremos casi seguro, porque es un tipo de hamburguesa muy sabrosa que no puedes encontrar en cualquier restaurante, pero intentaremos visitar los otros locales de la franquicia, para asegurarnos que los puntos negativos son hechos aislados.

Puntuación:

  • Local: 6/10
  • Servicio: 5/10
  • Carne: 8/10
  • Ingrediente estrella (ajo negro japonés, mayonesa japonesa): 8/10
  • Panecillo: 6/10
  • Guarnición: 6/10

¡Que aproveche!

A. Pinto-Bello

Hamburguesa Real de La Vaca Picada

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Feliz Año Nuevo amigos,

Entre corderos, langostinos y demás manjares navideños conseguimos encontrar un hueco y comer una hamburguesa con los amigos para mantener las buenas costumbres.
El restaurante elegido para la ocasión fue La Vaca Picada, uno de las hamburgueserías que suele estar en el ideario popular cuando preguntas a la gente por su hamburguesa favorita. Queríamos comprobarlo por nosotros mismos y compartirlo con nuestros seguidores, pequeña trampa mediante, pues no era nuestra primera vez, ya habíamos visitado hace un tiempo el local que tienen en la calle Diego de León. Esta vez acudimos al restaurante de la calle Serrano. No voy a comentar demasiado del local, más que nada porque no hay nada que decir. Nos sentaron en el reducido y aséptico sótano cuyo único rasgo distintivo es una televisión plana puesta en un canal aleatorio, gracias a dios sin sonido. Nada que ver con el local de Diego de León, mucho más trabajado estéticamente.

La elegida fue la Hamburguesa Real de 250gr (14,55€) , cito de la carta: lomo de Cebón del norte a la parrilla, corona de cebolla caramelizada, brie fundido, y láminas de tomate raf. Como siempre, al punto. La carne vino poco hecha para mi gusto, muy por debajo de lo que consideraríamos “al punto”, y como le ocurrió a los demás comensales, supondremos que es algo habitual de este restaurante, así que precaución a la hora de pedir, si no os gusta la carne cruda. La carne tenía buen sabor, pero no me pareció de una calidad tan superior como publicitan, nervio de más, y muy apelmazada por lo que resulta un poco seca. Si se le une que estaba más cruda de lo que esperaba se me hizo un poco incómoda de masticar.
El pan, de hamburguesa, tradicional con sésamo, fresco y esponjoso, pero sin tostar, ni si quiera ligeramente calentado.

vacapicada_hreal
Los ingredientes extra, si bien no resultan escasos, si se pierden en el mazacote que resulta la carne, sin darles espacio para brillar. El queso brie, podría haber estado fundido como ponía en la carta; y lo que venden como tomate raf a mi me supo (y el aspecto lo confirmaba) al mismo tomate insípido de fuera de temporada que encontramos en el supermercado.
La hamburguesa viene acompañada por una abundante ración de patatas fritas. Buenas, no se salen de la norma, pero se agradece la cantidad.

A las hamburguesas de La Vaca Picada les falta poco para merecer su precio, principalmente que dejen de intentar devolver a la carne picada a su estado original en filete mediante presión o la paliza que le den en la cocina. Es carne picada, debe estar un poco suelta para que resulte jugosa.
Por lo demás es una hamburguesa aceptable, no evitaré que nadie la pruebe, ni hay demasiadas cosas malas que decir, pero desde luego no está entre mis favoritas, de momento.

Puntuación:

  • Local: 5/10
  • Servicio: 7/10
  • Carne: 6/10
  • Queso (brie): 6/10
  • Ingrediente estrella (cebolla caramelizada, tomate raf): 6/10
  • Panecillo: 6/10
  • Guarnición: 7/10

¡Que aproveche!

A. Pinto-Bello

Hamburguesa Cheddar de Gobu Burger

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Hola de nuevo!

Tras unas semanas de parón -la crisis afecta también al bloguero medio- volvemos con una hamburguesería en el distrito de Salamanca, barrio de Lista, en la calle Príncipe de Vergara 56. Su nombre es Gobu Burger y según 11870.com es “de lo mejor de 2013”, a ver si es verdad o es mentira…

No tengo nada que comentar acerca del local, está bien. No me pareció que destacase en nada, la verdad, no llama la atención. El servicio, en cambio, fue bastante bueno y muy atento, al menos hasta la hora de pedir la cuenta y pagar. Imagino que como el local estaba medio vacío, para que no nos fuésemos y lo dejásemos vacío del todo (éramos ocho) no querían traernos la cuenta. Nos costó por lo menos quince minutos pagar.

Es de agradecer que mientras te traen el plato principal, junto con la Coca-Cola, que, por cierto, era de 350 ml, te pongan un aperitivillo. Eso no lo hacen en casi ninguna hamburguesería y a mí me viene bien para entretenerme y a ellos les viene bien para abrirme el apetito, todos ganan.

Vamos a lo importante, la hamburguesa.

WP_001239

Esta vez pedí la cheddar de 250 g (12,10 €), que consta de carne de vaca gallega, mezcla de lechugas, tomate, cebolla, pepinillo, queso cheddar, bacon y su correspondiente panecillo. De acompañamiento puedes elegir entre patatas fritas o al horno con mantequilla. Yo me decanté por una carne hecha al punto, por la patata al horno y por quitarle el pepinillo, no podía ser de otra manera.

Mi opinión:

  • Carne: muy bien de sabor y de punto, conseguidísimo, pero estaba seca, una lástima. Deberán encontrar la menera de que el jugo no se quede por el camino antes de llegar al plato. Regular.
  • Hortalizas varias: ninguna destaca ni desmerece la hamburguesa. Bien, sin más.
  • Queso: muy bien, enhorabuena. El cheddar perfectamente fundido sobre la carne, ni poco ni en exceso, me encantó.
  • Otros: el bacon, bien, tostadito, lo que debe ser el bacon en una hamburguesa. Muy bien.
  • Ingrediente estrella: no hay.
  • Panecillo: de nuevo me encuentro con un buen panecillo maltratado en la cocina. ¿Cómo no tuestan el pan? No es complicado ni laborioso y le da un plus al plato. Mal, lástima.
  • Guarnición: una patata al horno con su mantequilla para que la eches y se derrita con el calor de la patata, bien, sin más, nada que objetar.

Resumen: una buena hamburguesa, superior a la media, pero que no está en el top 5 madrileño. Si estáis por la zona podéis entrar sin ningún problema, no creo que os decepcione.

Puntuación:

  • Local: 6/10
  • Servicio: 7/10
  • Carne: 6/10
  • Hortalizas varias: 5/10
  • Queso: 8/10
  • Otros: 7/10
  • Ingrediente estrella:
  • Panecillo: 6/10
  • Guarnición: 8/10

Y ya sabéis, para gustos, los colores.

A. Fische

“La Ibérica” de Naif

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Muy buenas tardes a todos:

Como podéis ver en el título, el viernes pasado estuvimos en Naif, un restaurante madrileño en plena Plaza de San Ildefonso, en el distrito Centro, barrio Universidad y más concretamente en la calle San Joaquín 16.

Como siempre, dejo la descripción del local a mi compañero A. Pinto-Bello (al que felicito por pedir esta vez una hamburguesa sin beicon o sin salsa barbacoa, enhorabuena). Podéis leerla AQUÍ.

A pesar de esto no puedo resistirme a hacer algún comentario sobre qué me han parecido algunos aspectos del local, así, en general. Para empezar hay poca luz. Una cosa es crear un ambiente íntimo y otra tener que esforzarse para distinguir los distintos elementos de la hamburguesa (he de confesar que tengo astigmatismo). Los bancos y sillas son los más incómodos en los que me he sentado. Queda estupendo el eclecticismo y el rollo mercadillo pero, por favor, ¡tengan piedad de nuestra espalda/culo! También hay que destacar que las servilletas son de “Pinypon” (gracias, Alf, por la comparación), no entiendo por qué ponen esas servilletas de ½ cm².

No todo es malo malísimo, la música está genial y el ambiente general del local es fantástico, estilo industrial, muy bien conseguido.

Dicho esto pasamos a lo importante, la comida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta vez pedí “La Ibérica”, que consta de carne 100% ternera (nada de caballo), queso manchego, crujiente de jamón, lechuga, tomate y salsa de ajo tostado, además de su correspondiente panecillo, de sus patatas “chips” y de una salsa que parecía de mostaza y miel, no me quedó claro.

Mi opinión:

  • Carne: la hamburguesa no puede considerarse tal, más bien era un mazacote de carne. Mi consejo al chef o a la cárnica que suministra las piezas: no aplasten la carne como si les fuese la vida en ello, háganse ese favor. El sabor era bueno pero juega en una liga inferior a lo que acostumbro, soy un vanidoso. El punto, un poco pasado, una lástima.
  • Hortalizas varias: el tomate y la lechuga estaban bien, nada que objetar. Bien.
  • Queso: el queso ¿manchego? no me sabía a queso manchego, no sé si porque había poco o porque no tenía sabor, soy un mar de dudas. Regular.
  • Otros: el crujiente de jamón y la salsa de ajo tostado. El crujiente bien, bastante bien, no desentona y le da un toque distinto a la hamburguesa. Muy bien. A la salsa de ajo tostado directamente no le echaron ajo, se les debió de olvidar.
  • Ingrediente estrella: no lo hay.
  • Panecillo: es una lástima que no tostasen el panecillo, un buen panecillo como ese se merece un trato mejor.
  • Guarnición: prefiero no hacer ningún comentario sobre las patatas y la salsa que nos sirvieron, no quiero que me borren el blog. Seré objetivo y diré que eran patatas fritas como las que compro “de bolsa” y una salsa que no conseguí mover cuando puse su recipiente boca abajo.

Resumen: una hamburguesa que se salva por servirse en un local en el que te sientes y te hacen sentir cómodo pero que no pienso volver a probar.

Puntuación:

  • Local: 7/10
  • Servicio: 7/10
  • Carne: 4/10
  • Hortalizas varias: 7/10
  • Queso: 5/10
  • Otros: 6/10
  • Ingrediente estrella:
  • Panecillo: 6/10
  • Guarnición: 0/10

Y ya sabéis, para gustos, los colores.

A. Fische

“La de Tato” de Naif

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Nuestra próxima parada nos lleva al moderno barrio de Malasaña, y en concreto a uno de los restaurantes que más explota ese ambiente; el prometedor Naif.

Sin duda es un sitio que entra por los ojos. Fuimos a cenar, y lo primero que llama la atención es la atmósfera tenue, iluminada, quizá un poco escasamente, con velas y unas grandes bombillas de luz cálida.
El estilo industrial prevalece, techos altos, conductos de ventilación, ladrillo visto, mesas de aspecto sólido y una gran variedad de sillas distintas, de hierro forjado, plegables, plástico o taburetes.
Todo acompañado de una estupenda banda sonora con todos los grupos de rock indie que cabrían esperar en este ambiente. A mí me tuvieron ganado desde el principio, al sonar una de mis canciones favoritas nada más entrar.
El punto distintivo lo aportan unos magníficos murales que le otorgan un carácter muy personal al restaurante. Mi preferido, un mapa de Malasaña al más puro estilo de James Gulliver Hancock que últimamente ha invadido el Meatpacking district neoyorquino.

La carta gira en torno a una gran variedad de hamburguesas, sándwiches y “enrollados”.
Pedimos de entrante unos nachos (6,45€). La ración abundante, aunque no brillaban demasiado por la calidad. El queso era de bote y estaba frio, y los nachos demasiado duros. Podréis sobrevivir sin pedirlos.

naif_nachos
La hamburguesa escogida esta vez fue “La de Tato” (7,55€), 150 gramos de carne con jalapeños, queso emmental, nueces, cebolla a la plancha y una salsa de mostaza dulce (si, ¡¡no lleva bacon!!). Hay la opción de añadir una segunda hamburguesa de 150 gramos (2,5 €), que no dudé en pedir.
Las hamburguesas están acompañadas por patatas fritas, eso sí, de bolsa, lo que supone un punto negativo, por muy buenas que fuesen.
Viene presentada en una pequeña bandeja de metal, al estilo de la Cafetería HD, con la salsa de mostaza aparte.  Una grata sorpresa fue, ver que no solo me pusieron el doble de carne, sino el doble de ingredientes entre cada hamburguesa. Un detalle muy grato y que no me esperaba.

naif_ladetato2
La carne estaba al punto, tal y como la pedí, aunque a uno de los comensales que la pidió poco hecha se la trajeron igual que al resto. En cuanto a la calidad, sabrosa, nada espectacular, pero muy cumplidora. Le faltaba el toque de sabor chamuscado de la barbacoa que tanto nos gusta, pero desde luego está por encima de la media. El resto de ingredientes, servidos de forma abundante, se hacen notar perfectamente, aunque sobre todo por sus características tan distintivas. Jalapeños aportando el toque picante, las nueces el crujiente, la salsa de mostaza  y la cebolla a la plancha el contraste dulce. El queso, como casi siempre, pasa un poco desapercibido.
El punto negativo se lo lleva el pan. Claramente era del día y sabroso, pero no estaba tostado, ni si quiera un poco calentado. Soy consciente de que muchos restaurantes intentan camuflar el pan un poco pasado y seco, tostándolo, pero aquí mejoraría enteros con pasarlo, aunque fuese unos instantes, por la plancha.

Después de cenar en Naif no se le quita a uno la sensación de haber comido en un restaurante a medio paso entre la hamburguesería gourmet y la fast food. Los ingredientes son variados y aportan enteros a la hamburguesa, pero la carne no se desmarca de la de otros restaurantes. Los nachos profundizan en la sensación de que nada se hace “in house”, y que más bien solo juntan las piezas para presentarlas en la mesa. Podrían colocarse en los primeros puestos, con solo limar un par de puntos.

En conjunto sigue siendo un sitio muy recomendable, a un precio más que razonable (14 euros pp, con dos bebidas) y con una atmósfera muy agradable en la que da verdadero gusto pasar la cena. Acompañando el tiempo también podéis sentaros en la terraza de la bonita plaza de San Ildefonso.
Si estáis por Malasaña, y os apetece una buena hamburguesa, dadle una oportunidad, no defrauda, y si sois como yo y le dais un peso importante a la decoración y ambiente del local, sin duda disfrutareis con vuestra visita.

Puntuación:

  • Local: 9/10
  • Servicio: 7/10
  • Carne: 7/10
  • Queso (emmental): 6/10
  • Ingrediente estrella (jalapeños, nueces, cebolla a la plancha, salsa de mostaza dulce): 7/10
  • Panecillo: 6/10
  • Guarnición: 4/10

¡Que aproveche!

A. Pinto-Bello